Ceras y parafinas


Ceras Naturales


Parafinas


Resinas naturales

Las resinas naturales son sustancias orgánicas que se obtienen de manera directa a partir de la secreción de ciertas plantas y árboles.

Por la escasez de cierto tipo de plantas y por su tratamiento como especies en peligro, algunos tipos de resinas pueden llegar a alcanza precios muy altos.

Debido a sus propiedades químicas, las resinas son muy empleadas para la elaboración de perfumes, adhesivos, barnices y aditivos alimenticios, entre otros productos. 

 


Nuestras ceras

Cera de abeja
Cera de abeja

La cera de abeja es una material natural producido por medio del metabolismo de las abejas obreras, quienes segregan la cera a partir de los azúcares que extraen de las flores. Recién producida, es de color blanco pero va adquiriendo un color amarillento a medida que entra en contacto con las abejas, la miel, el polen y el propóleo. Los distintos matices de amarillo que adquiere la cera de abeja son causados por los pigmentos de caroteno que provienen del polen, es decir, el tono de la cera depende de las flores de las que se alimentan las abejas.

 

La cera de abeja es muy apreciada para la fabricación de velas por su aroma, su dureza y su valor. Su olor es agradable y dulce parecido a la miel y tiene un sabor peculiar. Tiene mayor dureza que otras ceras y se derrite a una temperatura variable entre 61 y 63 °C.

 

Esta cera la manejamos en dos presentaciones:

  • Bloques (enmarquetada)
  • Granulada (amarilla o blanca)

 



Cera de abeja melipona
Cera de abeja melipona

La abeja Melipona beecheii, conocida en maya como Xunáan kaab, la Señora Abeja, es una abeja "sin aguijón" nativa de la península de Yucatán.

 

La cera de abeja melipona es fragante, con un aroma dulce y un intenso color amarillo característico. Su dureza y propiedades le hacen apta para distintas aplicaciones, desde velas hasta cosméticos.

 

 

Es una cera muy escasa y valiosa, la abeja melipona produce un litro de miel durante un año comparado con los 40 litros que produce la abeja Apis mellifera. La cera se recolecta como un subproducto cuando la miel es retirada de la colmena.

 

 

Ancestralmente fue empleada en rituales y en tratamientos de sanación debido a sus características curativas.



Cera de soya
Cera de soya

Nuestra cera de soya es totalmente natural, obtenida de manera sustentable y de fuentes renovables.

 

La cera de soya es una cera vegetal obtenida a partir del aceite del frijol de soya. Cuando son cosechados, los frijoles de soya se limpian y prensan en forma de hojuelas para extraer el aceite. Este aceite pasa por un proceso de hidrogenación para que se vuelva sólido a temperatura ambiente. La cera de soya más usada es la que se usa para velas en contenedor.

 

La cera de soya puede usarse sola o mezclarla con otro tipo de ceras, aceites o fragancias para crear velas para distintos usos. Cuando se enciende una vela de cera de soya, la cera derretida se puede utilizar como un buen aceite humectante inoloro para la piel. Al mezclarla con otros productos, se añaden los beneficios de éstos, por ejemplo: fragancias para aromaterapia; aceites para masajes o emolientes como el aloe vera, karité o vitamina E.

 

Esta cera es muy suave, se derrite a 44 °C.



Cera de arroz
Cera de arroz

Esta cera de arroz se obtiene como un subproducto de la extracción del aceite del grano de arroz y es de color claro. Es una cera mate debido a su alta cristalinidad.

 

Ha sido empleada en Japón durante mucho tiempo para la elaboración de velas que son muy valoradas y apreciadas (wa rosoku).

 

Debido a que brinda terminados mates y suaves con excelente textura, también se emplea ampliamente en la elaboración de una extensa gama de productos cosméticos. como ungüentos, bálsamos, labiales y cremas, ya que da consistencia, estabilidad y una textura cremosa a emulsiones y oleogeles.

 

Su temperatura de fusión es de 79-85 °C.